Goodbye

El FBI ha cerrado Megaupload, lo de siempre, delitos contra la propiedad intelectual etc… Por lo que he leído algo cogido por los pelos pero la verdad es que con una base con mucha imaginación, si no me equivoco, porque seamos sinceros, tampoco los periódicos saben demasiado, basan el cierre en los beneficios obtenido por las cuentas premium considerándolas un pago por los archivos descargados, los cuales podrían ser de propiedad ilegítima, porque la verdad es que a Megaupload se podía subir cualquier cosa, incluso archivos legítimos, de hecho, creo que yo he subido varias cosas a Megaupload durante éstos últimos años y siempre han sido legítimas, pero bueno, dejemos esto de lado.

Obviamente el timing parece muy apropiado, justo el día después de que Wikipedia y otras webs de gran importancia cerraran para protestar contra la SOPA y la PIPA, las dos leyes americanas cuya aprobación se está discutiendo ahora mismo en EEUU. Para mí es una especie de chiquillada de a ver quién puede más… vale, pues tu cierras esto, pues yo cierro lo otro y a las malas, cagaos de miedo.

No sé, la verdad es que ya he vivido la clausura de varios de estos sistemas, pero siempre aparece otro sistema que lo sustituye, algo me dice que es probable que eso ocurra, desde luego a mi no me afecta demasiado porque tengo claro que voy a comprame lo mismo que me compraba hasta ahora y no voy a ir al cine más porque no me lo puedo permitir, entre otras cosas…

De todas maneras quiero dedicarle este post a Megaupload, porque ha sido un gran maestro para mí, gracias a él he podido descargar una cantidad indecente de series en inglés que me han ayudado a aprender la lengua, a tener buenas notas y ha poder tener a qué dedicarme ahora, así que, gracias Megaupload.

We’ll miss you.

Published in: on 19/01/2012 at 10:58 pm  Comments (2)  
Tags: ,

Lo que me saca de mis casillas III

A ver, poneos en éste escenario.

Tu llegas ante un portal, sacas el dedo índice a pasear y presionas un botón, habitualmente plateado, que se encuentra al lado del piso al que quieres ir. Esperas, esperas un poco más y entonces una voz levemente distorsionada y sin lugar a dudas, excesivamente alta te sorprende. Sabías que iba a aparecer, pero nunca esperabas que fuera tan alto. Tú miras hacia la puerta, o hacia el interfono mientras la voz reza ¿QUIÉN ES?. Ésta parte es más variable:

  • Soy Marianito Pérez – Aquí no conoces a quien vas a visitar, probablemente sea una gestoría, un dentista, un gabinete de algo, quieres que te dejen entrar.
  • Correo // Publicidad – Son un poco molestos, pero realmente útiles, todo el mundo les abre y se acuerda de sus padres si por un casual tu estabas durmiendo, o haciendo cualquier cosa y te ha tocado levantarte, pero again, son necesarios.
  • Soy Marianooooo -Éste es un amigo, o el yerno de alguien, aquí si te conocen y tu visita es algo habitual.
  • El butanero, no te fastidia… – Éste es el amigo cachondo… por las horas y porque tu tienes gas natural sabes perfectamente que no es el butanero, además sabes que es él, o ella, sin si quiera preguntártelo.
  • Soy yo! – Obviamente, la duda ofende… éste es mi preferido, ahí estás llamando a un sitio en donde te sientes como en casa… o a tu casa, que oye, siempre es una opción. Sabes que aunque la voz esté completamente distorsionada por el interfono, tu interlocutor va a reconocerte y a dejarte entrar.
  • ¡Ábreme! – Aquí habitualmente estás en tu casa o está lloviendo a cántaros y no tienes tiempo de dar explicaciones, lo cual es un poco estúpido porque si tienes tiempo de decir ábreme, también tendrás tiempo de decir Marianito… que cosas…

Supongo que todos reconoceréis el sistema… llamar a un timbre, abrir una puerta… cosas normales, pues son cosas que a mi me molan mogollón y que se están perdiendo, ahora las cosas ya no son así.

Tu llegas ante un portal, sacas el dedo índice de paseo y presionas el botón blablabla, y entonces miras hacia el agujerito del interfono, tú sabes que ahí hay una cámara, y esperas, con una sonrisa cordial, muy incómoda porque no sabes si ya te están viendo o no… tampoco quieres pasarte cinco minutos con la lengua fuera si quieres hacerte el gracioso porque la gente en la calle te sigue viendo, y ahí estás tú, esperando, sin nada que hacer, con tu sonrisa de póker. Entonces el del piso te ve, y ya no te puede preguntar quién es porque ya sabe quién es… entonces, te dice… Hola, o ¿Qué tal? Y tú sigues ahí, con tu sonrisa y dices hola, y esperas a que te abran, o contestas que bien, y ahí se produce esa pausa incómoda de… ¿me abres o qué, seguimos hablando por el cacharro éste?. No sé, no me gusta, si empiezas una conversación es ridículo, si no, es una bordería.
¿Y dónde quedó la utilidad de todos los espejos de los rellanos y de los ascensores para poder acicalarte antes de entrar a la casa en cuestión? Ya no te sirven de nada, ya te han visto…

Que soy una clásica, pero a mi los intercomunicadores me molan más sin cámara.

Published in: on 03/01/2012 at 1:07 am  Comments (2)  
Tags: , ,

Salvajada

Estoy indignada, quién siga el blog habitualmente sabrá que veo una cantidad indecente de series, entre ellas está Private Practice, en España la serie se llama Sin cita previa y es el Spin off de Anatomía de Grey. Quiero avisar que esto puede contener espoilers del final de la tercera temporada y el principio de la cuarta así que si no queréis saber qué ha pasado no sigáis leyendo.

La serie trata de los casos que se llevan en una consulta privada, en principio era una clínica infantil, con obstetras, matronas, doctoras de esas que realizan niños a la carta y pediatras, luego se añadieron psicólogos, médicos alternativos, sexólogos, neurocirujanos… vamos de todo un poco. Al final de la última temporada uno de los protagonistas murió. Era un chico joven y tenía una hija de unos ocho años. La historia de la niña es toda una tragedia, su madre era una yonki, luego se rehabilitó y volvió con su padre, pero no estaba rehabilitada del todo y creo que cocinando anfetas se quemó viva con la niña por ahí, después su padre muere y la envían con una familiar de por ahí, y en el último capítulo que yo he visto, del que trata el post, esa familiar abandona en la consulta a la niña. En la consulta están los mejores amigos del chico muerto, del padre de la niña, algunos han convivido con ella, literalmente, han VIVIDO con ella, ahora mismo conforman tres parejas, una casada, otra a punto de casarse y otra empezando. Todos son médicos y de los caros, así que son gente con recursos económicos, con casas gigantescas a las que van amigos de sus amigos a vivir durante algún tiempo… Uno de ellos es un niño adoptado, otra psiquiatra con trauma (que es la única que más o menos tiene un pase), otra que no puede tener hijos y desea uno con todas sus fuerzas…

Pues bien, ninguno quiere quedarse con la niña. NINGUNO. Su amigo muere y todos deciden que lo mejor es dar a la niña en adopción, todos saben que no es una buena solución, pero ninguno está dispuesto a quedársela (menos Violet, pero su marido no quiere).

Reconozco que me ha traumatizado y espero sinceramente que no sea más que la fumada de un mal guionista, porque la verdad… no me cabe en mi cabecita, si pensamos en la serie, ha sido un capítulo que no ha aportado absolutamente nada, que no ha tenido sentido alguno, yo entiendo que los personajes no pueden ser perfectos porque si no la serie no resulta creíble, puedo coger eso, pero es que ni si quiera así, porque la verdad, no puedo imaginarme una situación (quitando que me estuviera muriendo o que no tuviera recurso alguno o que provocara más daño del que solucionaba) en que yo no me quedara con los hijos de mis amigos si éstos morían y no tenían dónde ir. Lo he estado hablando con gente y todos me han dado la razón, ¿qué clase de amigos son aquellos que no cuidan de tus hijos cuando mueres?

Entonces, ¿qué clase de guión ha sido ese? ¿Cómo sigues con tus personajes después de eso?

La verdad yo me he planteado dejar ahí la serie. No sé si estoy dispuesta a ver una serie en que una panda de doctores da a la hija de su amigo en adopción. Es demasiado triste.  Antes lo comentaba con Paps, en la serie original, Anatomía de Grey’s, Christina, la tipa más apática y seca del mundo intenta hacer planes de asesinato de sus amigos para poder quedarse con sus hijos… hasta una descorazonada como ella lo hace… pero estos son pediatras, son gente que quiere a los niños… demasiado.

Y lo que es más triste todavía, ¿puede existir alguien así?, porque la verdad, sé que suena a topicazo y todo eso, pero… ¿ese es el mundo en el que vivimos? Quiero creer que no, quiero creer que si alguna vez tengo hijos y muero y se quedan sin ningún familiar, mis amigos cuidaran de mis niños, les procurarán lo mejor y harán que sean felices. Espero que ése sea el tipo de amigos que tengo.

Aquí dejo el vídeo, si pretáis el botón de youtube cc (el que está en rojito con las herramientas) saldrán subtitulos en español. Y sí, Violet, lo que hicieron estuvo muy mal.

Published in: on 29/10/2010 at 2:26 am  Comments (4)  
Tags: , ,

Lo que me saca de mis casillas I

Actualización rápida pero con sección nueva, aunque lo primero avisar de que estoy de vacaciones en la playa / exámenes, así que tengo esto abandonadico de la vida. La semana que viene todo volverá a la normalidad, lo juro.

A ver, esto es un mensaje dirigido al sector de camareros y camareras de la ciudad en la que vivo (existen excepciones que confirman la regla y lo hacen bien, pero son muy pocas).

Ejem, os explico, (me dirigiré al sector en femenino porque la de hoy ha sido una mujer, pero puede cambiar todo el discurso de sexo y tendrá la misma validez) cuando tenéis delante una maquinita de esas de hacer café profesional os  dan mucho poder, porque hay personas que dependen de esa cafeína, como una servidora.

Así pues, los cafés.

Un café solo es ese café que tiene una dosis de agua y otra de café.

Un café con hielo es un café largo, es decir con más agua de lo habitual algo así como dosis y media pero con la misma dosis de café, se sirve en un vaso de cortado y aparte un vaso de hielo

Un café americano es un café con dos dosis de agua y una dosis de café, se sirve en la taza del café con leche, pero SIN LECHE.

Un café doble, son dos cafés solos en una misma taza, es decir dos dosis de agua, dos dosis de café, habitualmente se hace poniendo el botoncito de hacer dos cafés a la vez pero poniendo debajo una taza de café con leche centrada para que caigan los dos cafés en esa misma taza.

Si pedimos estos dos últimos con hielo, se le añade un vaso con hielo y listos.

Muy bien, esto viene porque en mi ciudad el americano y el café doble son dos grandes desconocidos y sus nociones son: usar vaso de café con leche y no echar leche… hale, a lo que salga.

Si pido un café doble, señora, es porque quiero DOS CAFÉS, no quiero uno con mucha agua, si quiero mucha agua, pido un americano. Desde fuera se parecen, la taza es grande y tiene color de café, pero el sabor, señora, es distinto y LA CAFEÍNA ES LA MITAD.

Qué no es tan complicado, por Dios. Café doble, dos cafés… lo dice el nombre…

Hoy muerta de sueño tras despertarme a las seis y algo he llegado a la cafetería de la estación y he pedido un café doble. Yo necesitaba mi cafeína. Ha cogido un vaso grande, y no sé qué ha hecho pero cuando me ha traído la taza eso llevaba leche. Yo la he mirado con cara de ¿qué carajo es eso? Y le he dicho educadamente, perdone, pero yo había pedido un café doble. Ella me ha mirado con cara de… ¿Qué más te da niña, si la taza es la misma? Y me ha dicho. Ah, ¿y no te da igual?, yo la he mirado con cara de… si me diera igual no te habría dicho que eso no era lo que quería somensa, pero educadamente le he dicho, es que no me gusta la leche.

Entonces de mala leche ha cogido el café con leche y lo ha apartado y se ha puesto a hacerme otro café. Al momento me ha traído otra taza, esta vez sin leche. Le he echado azúcar y me he puesto a esperar que se enfriara un poco, entonces la otra camarera ha visto el café con leche ahí desechado en la barra y le ha dicho a mi camarera, ¿y este café de quién es? Y mi camarera, con cierta voz de desprecio ha dicho, se lo he hecho a la niña, pero al parecer quería un americano. Ahí se me han abierto los ojos como platos, he bajado la cabeza y he revuelto mi café para comprobar que efectivamente el líquido era mucho más translucido que el de un café doble.

A ver señora, ¿si usted sabe lo que es el café americano y yo no le he pedido un café americano, por qué carajo me prepara un café americano?

Al final he regado en azúcar el café americano (porque a mí el café que sabe a café me gusta sin azúcar pero el café que sabe a agua me gusta con mucho azúcar) y me he bebido la mitad de mi dosis de cafeína y me he ido para no ir criando más mala leche.

En fin… QUÉ QUIERO MI CAFEÍNA.

Published in: on 07/09/2010 at 12:22 pm  Comments (4)  
Tags: , ,