El abanico

El año pasado un día acompañé a mi padre a una tienda de estas que los finolis llaman “tienda multiprecio”, ergo, a las tiendas de los chinos, y como me asaba de calor le pedí a mi padre que me comprara un abanico, además vi uno que era monísimo y padre, que mola mil me lo compró.

Jamás he bendecido tanto el tener algo en el bolso como en Venecia mi abanico, dependí de él durante todos los días, hasta me salieron ampollas en la mano y en los dedos de tanto abanicarme, sí, sé que es triste, pero juro que es verdad. Yo salía del hotel y sacaba el abanico, era automático. La tipa del Museo del Cristal, en Murano, se enamoró de él…

Cuando volví a España lo usaba con orgullo y todo, porque antes casi no me atrevía a usarlo porque al menos por donde yo vivo nadie usa abanicos y menos la gente de mi edad, pero después de Venecia el abanico se merecía todo mi respeto.

Durante las vacaciones en la playa con mi familia el abanico se me cayó y se rompió. No monté drama ni nada, no fue como mi paraguas ni nada por el estilo, pero oye me supo mal, no obstante me olvidé de los abanicos hasta este año.

Hoy hacía un calor extremo y hemos ido a la misma tienda de chinos y de repente he pensado, ehhh, me puedo comprar un segundo abanico.

He mirado, había unos cuantos maravillosos que ponían ESPAÑA y tenían un torero con su capote y el toro contra él y la bandera española como fondo… Aunque me encanta hablar inglés y me encanta Inglaterra, no pienso comprar esas cosas tan de guiris, la única alternativa era un abanico liso y laso. Había varios colores pero todos eran muy sosos.

Entonces se me ha ocurrido, ¿y si me lo pinto yo?, así que lo he comprado decidida a pintármelo a mi gusto. Mi madre que es tan maja me ha dicho, pues como te quede bien, ya me estás pintando otro a mí.

Mientras terminaba de ver Warehouse 13 (o almacén 13 en español) me he dedicado a pintar mi abanico y la verdad es que no es una obra de arte y contando que es mi primer intento me ha salido bastante mono.

Seguro que Chico lo pone verde, pero como estará en Berlín esta semana no leerá mi blog y así me ahorro los ¿por qué has hecho esa atrocidad?

En fin, he sacado mi inspiración de google, obviamente, no es exactamente igual pero sí está inspirado en la obra de alguien.

Bueno, ¿qué os parece?

Anuncios
Published in: on 03/08/2010 at 10:21 am  Comments (5)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://taqwaelpreciodelalibertad.wordpress.com/2010/08/03/el-abanico/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. que te ha quedado supermono y que eres una manitas.
    no hay más que ver mi camiseta y la de rossi *-*

    miss u!

  2. Ale, a banalizar sobre lo que Chico dirá u_u ese ha sido un comentario cruel, porque no siempre critico tus cosas; y aquí lo comprobaste. No es mi culpa que no se te de tan bien el PhotoShop (o Paint Shop Pro) como se te dan las manualidades… (por dios que mal suena esto xDDDD).

    Pues eso que ñññññ pero que te quedó muy bonito el abanico 🙂
    Besetes :*

    • Gracias gracias, emocionada me hallo…
      pero vamos… sigo dolida por la crítica al pobre arbolito de navidad…

      • ¿Y QUÉ ESPERABAS? Eso era un monstruo… deberías publicarlo para que la gente dijera lo feo que es.

    • No lo guardé, sorry, lo acribillaste tanto que el pobre se suicidó… u.u


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: