EN EL TREN: ESPAÑA CAÑÍ

Aunque soy una pija de mierda que casi siempre viaja en trenes pijos (Ave/Altaria/Avant) el tres de Septiembre me vi obligada a tomar un cercanías, bah, en realidad era un Cataluña Express o un algo por el estilo… En realidad casi lo prefería así porque como es más lento me autoobligaba a estudiar más.

Al principio todo iba según lo normal. En una de las paradas se subido dos chicos negros, en la siguiente dos más. Al parecer se conocían, se sentaron en esos asientos cuádruples y se pusieron a hablar bajito. A mi lado una pareja, ella también parecía extranjera, probablemente sudamericana, él leía un libro mientras ella dormía en su hombro.

Yo paré mi estudio disfrutando de la charla de los cuatro chicos negros que hablaban en el idioma más raro que he oído nunca. Me montaba mis paranoias sobre los temas de conversación que estarían abarcando cuando el tren ha vuelto a parar. Se ha subido una chicuela escurrida que no tendría más de dieciséis años, no mediría más de metro sesenta y pesaría unos 50 kilos con tooooodo el trabajo. Llevaba una cantidad indecente de piercings dorados y una melena negra recogida en cola de caballo… vamos una gitana adolescente de pura cepa. Entró a cantando una canción flamenca… era una canción horrorosa… así que me puse  a “rezar” por que no se pasara todo el viaje  cantando… la verdad… lo hubiera preferido.

Al cabo de cuatro o cinco minutos de silencio los chicos negros volvieron a entablar conversación y de pronto se oyó la voz de la chicuela a pleno grito:

–  CALLARSUS QUE ME DUELE LA CABEZA

Obviamente lo de cantar no le afectaba a la prolongación de la jaqueca, y mucho menos chillar… pero sí le molestaba el murmullo de los cuatro chicos. El grito despertó a la tipa del novio que miró curiosa el panorama.

La chiquilla ante la nula respuesta de los jóvenes decidió seguir con lo suyo.

–   QUE HE DICHO QUE SUS CALLÉIS, CLARO, COMO HABLAN ESA COSA RARA POS A HACER COMO SI NO M’ENTIENDEN.

Efectivamente, los tipos pasaron muchíiisimo de ella y siguieron con su alegre cháchara.

La madura jovenzuela se puso a imitar a pleno chillido el idioma de los tipos que con más razón que a unos santos se les estaban hinchando los huevos…

La chica volvió a arremeter.

–  QUE PA HABLAR ASINA SUS MARCHÉIS, QUE TENGO DOLOR DE CABEZA, MARCHÁRSE, MARCHÁRSE A OTRO LÁO, MARCHÁRSE A VUESTRO PAÍS DE MIERDA.

Todos nos miramos con cara de WTF ¿Esto aún existe? Uno de los chicos se marchó ofendido y el resto se quedaron con todo un señor ataque de risa.

Ella ha seguido…

–  ¿DE QUÉ SUS REÍS, EH? ¿QUERÉIS QUE SUS CUENTE UN CHISTE DE NEGROS?, PORQUE YO NO HE VISTO NEGROS MÁS NEGROS QUE VOSOTROS.

Los  tipos, que contaban con un buen sentido del humor seguían riéndose.

La chica de mi lado empezó a reírse a escondidas también.

–   OYE DILE A TU AMIGO QUE NO ME MIRE, ¿QUÉ TE PASA CARA MICO, ES QUE TE MOLO?

Las carcajadas de los tipos seguían.

– RÉITE, RÉITE QUE T’ESTAMPO LA CABEZA CON EL CRISTAL Y T’HAGO PEGATINA.

Ahí la chica de mi lado se tuvo que morder la mano  para que no se oyeran sus carcajadas.

El resto del vagón teníamos sonrisas escondidas ante el  descojone de los amenazados y es que no me extraña, esos tipos eran gigantescos y la amenaza de la tipa escurrida… en fin, que ella seguía…

– ¿QUÉ SUS PASA?¿CREÉIS QUE NO HAY HUEVOS? POS TENGO COÑO BIEN GRANDE Y DEL QUE ME GUELGAN DOS COJONES, TENGO MÁS COJONES QUE TODOS VOSOTROS CUNTOS ACOMPAÑADOS DE UN BUEN COÑO EN EL QUE ME CABEN TODOS VUESTROS HUEVOS JUNTOS.

Ahí ya nos ha entrado la risa a todo el vagón, la chica de mi lado lloraba y todo y el novio miraba con gesto displicente. La chica y yo nos mirábamos haciendo muecas ridiculizando a la ordinaria chicuela.

Los chicos negros seguían en pleno descojone y haciéndole la burla a la tipa en su idioma.

– LARGARSUS A VUESTRO PAÍS DE MIERDA, SOLO SABÍS VENIR A ROBARNOS EL TRABAJO, A ROBARNOS LA COMIDA Y A VENDER CEDESES, QUE POR VUESTRA CULPA HAY DROGA, METEIS LA DROGA EN LOS CEDESES SEGURO.

Ahí, afortunadamente terminó el show, porque miss ordinaria  se bajó) casualmente en la misma parada que los chicos negros).

El vagón estalló en una mezcla de descojone e indignación, porque aunque la anécdota es medio graciosa por cómo lo llevaron los chiquillos, que la torearon divinamente, es simplemente ASQUEROSO que exista gente como esa chica.

Tengo muchos amigos que son inmigrantes y tienen muchos tipos distintos de piel, he viajado con muchos de ellos durante todos estos años y afortunadamente JAMÁS me he encontrado con ninguna energúmena como esta chica, siempre he defendido que los españoles no somos racistas como nos pintan muchas veces, así que el espectáculo del otro día me pareció triste y denigrante que desde luego deja muy mal sabor de boca y que me hizo pensar que sin duda, estamos más retrasados de lo que yo creía.

Si esos chicos se hubieran ofendido, probablemente se hubiera montado una buena en ese vagón, así que les doy las gracias por su buen sentido del humor y lamento mucho que alguien pueda ser tratado así.

Anuncios
Published in: on 13/09/2009 at 6:47 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://taqwaelpreciodelalibertad.wordpress.com/2009/09/13/en-el-tren-espana-cani/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. la gente que sigue viviendo en la época de los cromagnones me levanta dolor de cabeza

  2. A mi me causó el “callarsus” o.o
    Bah, la gente es una mierda.
    He dicho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: